Aquellos que estudiamos derecho, sabemos lo que significa confrontar el examen de grado y las complejidades de su preparación. Por lo general resulta difícil e incluso confuso para un egresado establecer un plan acabado de estudio que sintetice en forma efectiva los contenidos teóricos de 5 años de carrera universitaria, de manera tal, que le permita prepararse adecuadamente para enfrentar esta etapa determinante para su titulación, la cual a veces parece insalvable.

Es por esto, que resulta recomendable tener la asesoría especializada de un buen tutor, que te entregue la seguridad, confianza, orden y experiencia necesarias para afrontar el tan temido examen de grado.

Dentro de las ventajas de preparase con un tutor, podemos mencionar; el estudio mediante un programa académico global y acabado de las materias interrogadas en el examen, logrando una comprensión integra de los contenidos interrogados con el apoyo de un guía especializado. Sin olvidar el orden en la estructura de estudio, la constancia durante el proceso y la preparación práctica para el enfrentamiento de un examen oral.